martes, 30 de septiembre de 2014

Cine: 10.000 km. (Un año, dos ordenadores y un océano entre ellos)

Título: 10.000 km

Director: Carlos Marqués-Marcet

Año: 2014

Género: Romance/Drama

Duración: 99 mins.

País: España

Sinopsis: Alex y Sergi son una pareja que se quiere, llevan años juntos y planean tener un hijo, pero a Alex le ofrecen un proyecto laboral (que durará un año) que le merece mucho la pena aceptar. El problema: deberá trasladarse de Barcelona (España) hasta Los Ángeles (USA).
Su carrera como fotógrafa es algo importante para Alex y ella decidirá ir, pero su relación con Sergi quedará dividida a 10.000 kilómetros y las videoconferencias y los mensajes de texto serán lo único que alimente esta relación durante un año. ¿Es posible que el amor sobreviva a la distancia?



Opinión: Sí y mil veces sí recomiendo su visionado. 10.000 km vuelve a ser una de esas películas que las tenía en mi rinconcito de «visionado obligatorio» en mi cabeza desde hace tiempo y no me ha defraudado para nada.

10.000 km da al espectador lo que promete: la realidad de las relaciones a distancia. Y lo hace de la mejor manera posible, con sencillez, de manera realista y amena.

En su minimalista reparto nos encontramos con Natalia Tena, (conocida por todos en Juego de Tronos menos por mí porqué soy de esas malas personas que NO la sigue) y por David Verdaguer. Ellos son los instrumentos de carne y hueso del metraje, las dos únicas personas que veremos (porqué realmente no se necesitan más) y lo hacen de manera correcta. Tan correcta que podemos identificarnos con ellos, sentir sus latidos y entender lo que se cuece por sus cabezas.


En gran parte de la película observamos su relación a través de las videollamadas que se hacen y los mensajes de texto que se mandan, (ya sea por correo electrónico o por servicios de mensajería instantánea) y veremos en ellos los puntos marcados de su relación, los sentimientos de cada uno y lo más importante de todo: las ganas que tienen de que ésto pase rápido y volver a tenerse el uno al otro físicamente.

Nos encontramos delante de una película no apta para todos los fanáticos del romanticismo, ya que algunos la pueden tachar de lenta (que no fue mi caso), aburrida o de un argumento que no da para mucho. Yo no creo que sea el caso, pero hay que tener muy claro el tipo de película que vas a ver y no dar nada por hecho. Creo que ese es uno de los encantos del film.

También creo que es destacable la manera que ha tenido el director de ofrecernos esta historia de amor a través de las redes sociales, la comunicación a través de servicios de vídeo y los textos. Creo que es algo complicado de hacer y Carlos Marqués-Marcet ha sabido ejecutar con maestría. Un «bravo» por él (?)



Espero poder ver en un futuro más obras del director y saber a ciencia cierta que no ha sido casualidad el resultado casi impecable de la película.
Puede que las historias de amor estén muy manidas, puede que todo se haya inventado, pero un trabajo bien hecho siempre destaca por encima de los demás.




Nota: 7,5


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada